Quesos de pastoreo de Gran Canaria

A pesar de que el pastoreo es una práctica ancestral en las islas Canarias, en la actualidad es una actividad poco reconocida socialmente. En la isla de Gran Canaria, aún quedan ganaderías que pastorean a sus animales, de las cuales treinta elaboran queso artesano.

Las zonas de pastoreo de Gran Canaria tienen diferentes características según la ubicación:

  • En zona de medianías de noroeste es donde se localiza la mayor concentración de rutas de pastoreo y trashumancia en uso. Esas ganaderías son en su mayoría compuestas exclusivamente por oveja canaria.
  • En las medianías de noreste y centro de la isla, las ganaderías, en su mayoría, pastan en las cercanías de las explotaciones. Suelen ser mixtas de ovejas canarias y cabras majoreras que comparten zonas de pastos con quienes practican la trashumancia.
  • En la zona sureste, en el macizo de Amurga, en la antigüedad se concentraban varias ganaderías que provenían tanto del sur como del norte de la isla. Sin embargo, la mayoría de rutas de pastoreo de la zona sur ya no se pueden transitar, limitándose a llevar a pastar sus animales por los barrancos cercanos a las explotaciones ganaderas dentro de zonas acotadas. La mayor parte de las ganaderías en el sur de la isla son de cabras majoreras.

Cada ganadería que practica pastoreo tiene sus rutas, cortijos de pastoreo, pastos para trashumancia (y segunda residencia para muchos, que se trasladan a vivir junto al ganado en ese periodo), etc. No solo practican pastoreo y/o trashumancia las ganaderías incluidas en la D. O. P. Queso Flor de Guía, Queso de Media Flor de Guía y Queso de Guía, cuya producción quesera es estacional. Otras queserías mantienen la práctica del pastoreo y la estacionalidad, lo que aporta cierta exclusividad en sus producciones.

De hecho, en esas ganaderías pervive la tradición de secar al ganado o, lo que es lo mismo, limitan su producción láctea y quesera durante unos meses del año, aprovechando los pastos en los meses de verano por zonas cumbreras y de sotavento de la isla, coincidiendo con el último período de gestación de sus animales. Retornan a sus queserías en otoño, época de partos, cuando comienza el proceso de lactancia de los animales por lo que, a finales de año, inician nuevamente su producción quesera.

Conservando esta práctica, las pastoras y pastores de Gran Canaria honran su legado y tradiciones, pero, ahora mismo, su papel es casi tan importante para la prevención de incendios forestales como su labor de mantenimiento de un paisaje rural que poco a poco se ha ido despoblando y abandonando.

Quien consuma quesos de pastoreo de Gran Canaria contribuirá a que esta práctica perdure más generaciones y, además, cuidará el paisaje de la isla.

Quesos de pastoreo

Quesos de pastoreo de trashumancia